TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Comercio

Lunes 24 de Octubre de 2005

El Sur contraataca en materia de servicios en la OMC

por Martin Khor

En una reunión sobre servicios realizada en la Organización Mundial del Comercio el 28 y 29 de septiembre, los países en desarrollo contraatacaron una propuesta de los países ricos para liberar sus mercados de servicios con un método nuevo.

Los países en desarrollo se defendieron de los planes de los países ricos para liberar sus mercados de servicios en una reunión de la Organización Mundial del Comercio en Ginebra, el 28 y 29 de septiembre.

Numerosos grupos del Sur, incluidos la mayoría de los países de ANSEA (Asociación de Naciones del Sudeste de Asia), el Grupo de África, los países del Caribe y muchos países de América Latina dirigidos por Brasil, se expresaron enérgicamente contra las propuestas de los países desarrollados para cambiar las reglas de la OMC y acelerar la liberalización de los servicios en los países en desarrollo.

Según estas propuestas los países en desarrollo ya no podrían aplicar la liberalización a su ritmo ni en los sectores que ellos decidan, sino que tendrían que comprometerse a liberar un número determinado de sectores fundamentales de una lista que será acordada.

La reunión en septiembre del Consejo de Servicios de la OMC resultó un campo de batalla entre los países desarrollados (dirigidos por la Unión Europea y Japón) y la mayoría de los países en desarrollo por el ritmo de la liberalización y las opciones políticas que los países en desarrollo tendrán en el futuro.

Está en juego el futuro de las empresas nacionales en ámbitos como la banca, los seguros y demás subsectores financieros, las telecomunicaciones y demás servicios públicos, la distribución y los servicios profesionales.

Hasta la fecha los países pueden decidir si desean liberar los diversos sectores a la competencia de las empresas extranjeras y hasta qué punto, de acuerdo con el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS).

Esto es conocido como el método de la lista positiva por el cual la liberalización se compromete solo en los sectores inscriptos por los países en sus planes de servicios ante la OMC.

Otros países podrán solicitar que un miembro específico de la OMC se liberalice en más ámbitos, pero dependerá de ese miembro responder de qué manera desea actuar ante los ofrecimientos realizados en la OMC. Esto se conoce como el método de negociación de la solicitud y el ofrecimiento.

Los planes de los países ricos para modificar esta situación mediante un método multilateral de referenciación (por el cual los países en desarrollo deberán liberalizar, por ejemplo, seis de los 10 sectores seleccionados) recibieron fuertes críticas en una reunión reciente.

Varios importantes países de ANSEA fueron los detractores más elocuentes. El embajador de Filipinas, Manuel Teehankee, presentó una declaración conjunta de Brunei, Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia, donde se señalaba que el método de la solicitud y el ofrecimiento debe permanecer como el principal método de negociación.

‘Como muchos miembros, aún no nos queda claro cómo esto eventualmente en los hechos no habrá de sustituir al proceso bilateral de solicitud-ofrecimiento o limitarlo a un simple proceso de control”, sostuvieron. También es posible que las propuestas no abarquen de manera adecuada las dimensiones de flexibilidad para los países en desarrollo.

Que haya espacio para manejarse políticamente es fundamental, señalaron los países de ANSEA, especialmente dado que los países no pueden modificar sus compromisos de liberalización, una vez que se han asumido, a menos que estén dispuestos a pagar una compensación, que puede ser muy punitiva.

Cada miembro programó sus propias limitaciones sectoriales y se le permite liberalizar gradualmente a su ritmo, lo que sucede cuando esto corresponde con las políticas nacionales. La liberalización de los servicios también debe ir acompañada de una sólida gestión macroeconómica y normas y supervisión apropiadas.

“Nuestras autoridades continúan considerando con cuidado el ritmo y la secuencia de la liberalización futura de los sectores junto con un análisis cabal de nuestro régimen normativo existente para garantizar la solidez de nuestros servicios de sectores, especialmente los sistemas sensibles, como los servicios financieros y las telecomunicaciones”.

Los países manifestaron la inquietud de que las estrategias propuestas puedan socavar las flexibilidades del AGCS. “Un miembro podrá hallarse ante situaciones en que no tenga otra opción que asumir compromisos prematuramente para cumplir los objetivos. Esto puede minar el principio de la liberalización progresiva”.

Los cinco países de ASEAN agregaron que el “método del puntaje” (una propuesta para otorgar puntos a los países, por la cual los puntajes altos se destinan a quienes hayan liberalizado más) puede enviar el mensaje equivocado. No ayuda a aumentar la equivalencia de los programas sino que generaliza los compromisos de los Miembros en valores simplificados.

“El método del puntaje quebrantará las negociaciones para considerar a las negociaciones de servicios similares a las negociaciones de bienes, donde uno más uno equivale a dos”, dijeron. No existe un método justo y preciso para expresar los compromisos en índices.

“Resulta peligroso solicitar un acuerdo acerca de la conveniencia de métodos complementarios antes de que el diseño esté cabalmente elaborado. Es comparable a solicitar un cheque en blanco”.

El Grupo Africano, representado por Egipto, señaló que fijar metas reduciría la flexibilidad inherente en el AGCS. Aunque las propuestas aseguran ser complementarias al método de la solicitud y el ofrecimiento, de hecho buscan sustituirlo.

Los países menos avanzados expresaron que padecen debilidades estructurales en sus sectores de servicios nacionales que se agravarán con las propuestas, que por lo tanto rechazaron.

Varios países del Caribe, representados por Jamaica, rechazaron las propuestas, con el argumento de que socavan la flexibilidad y el “espacio político” que permite el AGCS.

Brasil también atacó las propuestas por no respetar la estructura del acuerdo de servicios y las flexibilidades dadas a los países en desarrollo. Las propuestas también afectarían principalmente a los países en desarrollo, mientras los países ricos quedarían liberados porque liberalizaron más servicios con anterioridad y, por lo tanto, no tienen que hacer más.

Las severas críticas de los países en desarrollo han puesto a los países desarrollados a la defensiva por el momento. Pero se espera que continúen presionando al respecto desde la fecha hasta diciembre, con el fin de conseguir una decisión favorable en la reunión ministerial de Hong Kong en la OMC en diciembre. – Third World Network Features




 Temas
  Ambiente
  Finanzas Internacionales
  Género
  Instituciones Financieras Internacionales
  Derechos de Propiedad Intelectual
  Seguridad Mundial
  Estados Unidos
  Política
  Trabajo
  Cooperación
  Bioseguridad
  Africa
  Política Regional
  Energía Nuclear
  Inmigrantes
  Sociedad
  Ecología
  Naciones Unidas
  Comunicación
  Derechos Humanos
  Desarrollo Social
  Economía
  Globalización
  Comercio
  Salud
  Mundo
  Patentes
 
   Búsquedas
Choike NGO search