TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Comercio

Lunes 4 de Abril de 2005

Es necesario avanzar en cinco sectores claves

Hacia la Conferencia Ministerial de Hong Kong de la OMC

por Kanaga Raja

El director general de la OMC, Supachai Panitchpakdi, señaló la necesidad de que las conversaciones comerciales multilaterales del programa de Doha alcancen un “avance sustancial” en la Conferencia Ministerial que tendrá lugar en diciembre en Hong Kong, y subrayó que hace falta trabajar mucho para lograrlo.

“Hay un alto grado de convergencia acerca de la necesidad de que en Hong Kong exista un avance sustancial en cinco sectores claves”, dijo el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Supachai Panitchpakdi, en una reunión del Comité de Negociaciones Comerciales (CNC) de la organización realizada el 14 de febrero.

Supachai identificó los cinco sectores claves: modalidades en agricultura; modalides en el acceso a los mercados para los productos no agrícolas; una masa crítica de ofertas de apertura del mercado en el sector servicios; avances importantes en sectores tales como las normas y la facilitación del comercio; y “una debida expresión” de la dimensión del desarrollo. Manifestó que esta aseveración se basaba en las diversas consultas que había tenido con un amplio espectro de miembros, que incluyó una reunión de composición abierta de jefes de delegación así como con presidentes de los grupos de negociación y el presidente del Consejo General de la OMC.

“Tenemos por delante algunos problemas potencialmente problemáticos, y no deberíamos subestimarlos”, advirtió Supachai, añadiendo que los miembros deben proceder primero con las negociaciones reales en todos los sectores, refiriéndose a un “toma y daca” verdadero, el cual debe hacerse ahora.

En segundo lugar, “el mes de julio debe ser un indicador de nuestros avances. Para entonces debemos estar en condiciones de juzgar en general si estamos en vías de lograr un resultado importante” para la Sexta Conferencia Ministerial de la OMC, que se realizará en Hong Kong el próximo diciembre. Al respecto, añadió, los miembros necesitarán ver que, por lo menos a principios de julio, de los grupos de negociación surjan los elementos de las “primeras aproximaciones”. Esos elementos deben ser lo suficientemente ambiciosos como para “que nos lleve en Hong Kong a un resultado que a su vez nos permitirá entrar en la recta final de la Ronda” de negociaciones. “Si queremos tener en Hong Kong modalidades completas para agricultura y acceso a los mercados para los productos no agrícolas, los miembros tendrán que tener un grado de confianza razonable de que en otros sectores también nos estamos encaminando a un resultado final ambicioso”, expresó.

Para ayudar a encaminar los avances, Supachai manifestó que intensificaría aún más su coordinación con los presidentes de los grupos de negociación y con el presidente del Consejo General. “Utilizaremos entonces el CNC en julio para afinarlos. En el otoño (austral) trabajaremos en acercar las diferencias y preparar una base en la que se pueda trabajar para la Conferencia Ministerial”, manifestó.

En los temas de aplicación, el presidente del CNC recordó la decisión de julio de 2004 por la que en mayo de 2005 debe informar al CNC y al Consejo General de sus consultas. Este plazo se aproxima rápidamente, expresó, y añadió que los miembros necesitarán tanto flexibilidad como creatividad para abordar estos temas si se quiere respetar el mandato.

Situación actual

En la reunión del CNC también hubo informes de varios grupos de negociación.

El presidente de la Sesión Especial del Comité de Agricultura, el embajador de Nueva Zelanda Tim Groser, brindó un resumen de las diversas cuestiones que se habían discutido hasta entonces en el Comité, subrayando que es necesario trabajar mucho más en todos los temas. En algunos casos, expresó, se está avanzando en el trabajo técnico, pero en otras cuestiones, ostensiblemente técnicas, el progreso es lento. En general, la amplitud de los temas de las negociaciones sobre agricultura, su complejidad, la sensibilidad de las distintas delegaciones al respecto y las diferencias de opiniones en varias cuestiones implica que queda mucha labor por hacer, concluyó.

El presidente de la Sesión Especial del Comité sobre Comercio y Desarrollo, el embajador de Sudáfrica Faizel Ismail, describió el enfoque conceptual que había resumido a principios de diciembre de 2004: acceso efectivo a los mercados para los productos de interés para los países en desarrollo; una mayor flexibilidad en las normas de la OMC para los países en desarrollo y que esas flexibilidades de las normas deben ser compatibles con un sistema multilateral basado en normas que pueda efectivamente organizar las relaciones comerciales entre todos los Miembros de la OMC; y programas reforzados de creación de capacidad para ayudar a los países a aplicar las normas de la OMC y a abordar las limitaciones relativas a la oferta.

Comentó que aunque los miembros se han mostrado prudentemente positivos en relación con el enfoque propuesto, han planteado varias preocupaciones y han pedido aclaraciones. La mayoría de los miembros considera que cualquier enfoque de la labor futura debería estar en conformidad con el mandato establecido en el párrafo 44 de la Declaración Ministerial de Doha y el párrafo 12 de la Decisión sobre las cuestiones y preocupaciones relativas a la aplicación.

Ismail transmitió que en consultas recientes, los miembros también subrayaron la importancia de que el Comité en Sesión Extraordinaria empiece a examinar las restantes propuestas relativas a acuerdos específicos, especialmente si se han de formular “recomendaciones claras para una decisión” en julio de 2005 a más tardar. En el marco de estos debates, los países menos adelantados (PMA) propusieron -y la mayoría de los Miembros parece estar de acuerdo- que las propuestas relativas a acuerdos específicos presentadas por los PMA sean abordadas con carácter prioritario. La labor futura de la Sesión Extraordinaria, añadió, combinaría los debates sobre las propuestas relativas a acuerdos específicos y los temas transversales subyacentes de los bloques a que pertenecen estas propuestas, para permitir una interacción dinámica entre unas y otros.

El presidente del Grupo de Negociación sobre el Acceso a los Mercados, que se encarga del acceso a los mercados para los productos no agrícolas, el embajador de Islandia Stefan Johannesson, ofreció un panorama de las cuestiones técnicas que se han discutido hasta ahora y dijo que si bien las deliberaciones fueron positivas y centradas, una conclusión que se desprende de los debates es que subsisten divergencias con respecto a algunas cuestiones fundamentales. La complejidad de estas cuestiones y la sensibilidad política que las rodea ponen en evidencia que se requerirá más trabajo y más contribuciones políticas para seguir adelante.

El presidente del Grupo de Negociación sobre las Normas, el embajador de México Eduardo Pérez Motta, informó que hay una opinión cada vez más generalizada de que para asegurar que las conversaciones en este sector contribuyan a la culminación exitosa de la ronda de negociaciones de Doha, los miembros deben avanzar en la naturaleza del trabajo, tanto en términos de la sustancia como del proceso. Todavía resta trabajar en algunos aspectos del proceso de evaluación de los acuerdos comerciales regionales, en particular con relación a la presentación de información comercial, informes periódicos de los acuerdos comerciales regionales, y el alcance de este nuevo proceso.

El presidente de la Sesión Especial del Consejo para el Comercio de Servicios, el embajador de Chile Alejandro Jara, expresó que el hecho de que todavía haya 45 miembros que deben hacer ofertas para liberalizar sus mercados de servicios es un “problema grave, grave”. Cuanto más tiempo pase, la situación puede empeorar. Hasta ahora se ha hecho un total de 47 ofertas que representan a 71 miembros.

Jara manifestó que Supachai ha enviado cartas a los ministros de 45 países que todavía no han hecho ofertas, solicitándoles una rápida respuesta. Lo presentado todavía sigue siendo pobre en términos de calidad, manifestó Jara, quien añadió que obtener un acuerdo sobre los servicios es crucial para lograr un programa equilibrado en el Programa de Doha para el Desarrollo. Una vez alcanzado el plazo del 31 de mayo para las ofertas revisadas sería importante considerar hacia dónde dirigirse después, afirmó.

El presidente del Grupo de Negociación sobre la Facilitación del Comercio, el embajador de Malasia Muhamad Noor Yacob, expresó satisfacción por el trabajo realizado hasta ahora, que según él avanza rápidamente.

Opiniones de los miembros

En referencia al CNC, Ruanda, en nombre del Grupo Africano de países, se refirió a las numerosas reuniones mini-ministeriales informales que están programadas en diversas partes del mundo, y saludó la voluntad de los ministros de participar de manera regular y sustancial. Dijo que si están bien preparados pueden influir positivamente en el proceso de Ginebra.

Con relación al proceso, Ruanda subrayó la necesidad de transparencia e integración para asegurar la participación de todos los miembros y su identificación con el proceso. También señaló que la cuestión de las reuniones paralelas es motivo de preocupación para las pequeñas delegaciones, cuya falta de capacidad para asistir a todas debería ser tomada en cuenta.

En materia de agricultura, el Grupo Africano dijo que le gustaría ver avances sustanciales en la discusión de cuestiones de importancia para los países del grupo, como el tratamiento a los países en desarrollo importadores netos de alimentos, las exenciones a los PMA, la cuestión de los productos especiales/mecanismo de salvaguardia especial, la erosión de las preferencias y el tratamiento de la ayuda alimentaria. En cuanto al caso del algodón, el Grupo Africano manifestó que le gustaría reafirmar que las discusiones deben tomar en cuenta aspectos del comercio y del desarrollo, y encontrar una pronta solución a la Iniciativa del Algodón.

Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, el Grupo Africano era de la opinión de que cualquiera sea la fórmula que se aplique en la reducción de aranceles, debe tener en cuenta elementos de trato especial y diferenciado, y por lo tanto, debería reflejar el principio de no reciprocidad plena. La fórmula debería también encontrar soluciones para países que serán afectados por la erosión de las preferencias. De manera similar, señaló el Grupo, los obstáculos no arancelarios deberían prestar más atención a las negociaciones sobre los mercados para los productos no agrícolas, ya que son un obstáculo enorme para el acceso a los mercados.

En materia de servicios, el Grupo Africano se refirió a las negociaciones que toman en consideración los intereses de los países en desarrollo, tal como en el Modo 4 (movimiento de trabajadores que ofrecen servicios), servicios profesionales, construcción y turismo.

El Grupo Africano subrayó la necesidad de dar mayor prioridad a todas las cuestiones relacionadas con el desarrollo en el Programa de Doha para el Desarrollo, a efectos de lograr resultados significativos en esos sectores. También manifestó que le gustaría ver la pronta culminación del proceso de enmienda de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio y de la salud pública, para que la solución de la exención temporal se convirtiera en permanente y predecible.

Acerca de la facilitación del comercio, el Grupo Africano señaló que las negociaciones se están moviendo muy rápido y se corre el riesgo de que algunos países queden rezagados. Al respecto, puso énfasis en la necesidad de que haya mayor asistencia técnica exhaustiva, incluso desde las etapas más tempranas de las negociaciones, de manera que los miembros puedan medir continuamente cuáles son sus necesidades y prioridades. El trato especial y diferenciado para los países en desarrollo también es parte integral de esas negociaciones, subrayó.

Las opiniones del Grupo de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), representado por Benin, y el Grupo de PMA, representado por Zambia, estuvieron en gran medida alineadas con la declaración del Grupo Africano. Benin apoyó la declaración de Ruanda y enfatizó la necesidad de encontrar una solución ambiciosa y pronta a la cuestión del algodón.

Brasil expresó que los miembros necesitan concluir las negociaciones en 2006. También debe haber un alto grado de compromiso para lograr un buen resultado en Hong Kong. Al respecto, las modalidades de las negociaciones sobre la agricultura y el acceso a los mercados para los productos no agrícolas son fundamentales. Brasil dijo que es necesario que para fines de julio haya una “primera aproximación” de las modalidades, y añadió que el grueso del trabajo debe hacerse en Ginebra, especialmente cuando sea de naturaleza técnica. Brasil respaldó un criterio “de abajo hacia arriba” como el que se utilizó para el marco de julio de 2004.

En materia de agricultura, Brasil dijo que la cuestión de los equivalentes ad-valorem es muy importante y que los miembros no deberían tratar de negociarla comparándola con otros temas. Brasil manifestó que había necesidad de establecer disciplinas sobre los subsidios del Compartimento Azul y del Compartimento Verde. Sobre los subsidios a las exportaciones, es necesario establecer una fecha final para su supresión, así como un statu quo a toda forma de competencia a las exportaciones. El trato especial y diferenciado es crucial, dijo Brasil, y añadió que es un tema de importancia clave para los países en desarrollo. Acerca de la cuestión del acceso a los mercados en la agricultura, Brasil señaló como cuestiones clave los productos especiales, un mecanismo de salvaguardia especial y flexibilidad para los países en desarrollo.

Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, Brasil manifestó que estaba abierto a sugererencias sobre formas de lograr que no haya una reciprocidad plena. También dijo estar dispuesto a participar de un enfoque sectorial en tanto sea de carácter voluntario. En materia de servicios, debe haber un equilibrio en el acceso a los mercados y las normas. Brasil subrayó también la dimensión del desarrollo como esencial para la ronda de negociaciones.

India también reiteró la necesidad de lograr una aproximación importante a las modalidades en julio. Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, expresó que las discusiones recientes han hecho evidente que el criterio de una medida única para todos no funciona, por lo que es necesario que exista una gama de flexibilidades para los países en desarrollo. India también compartió las preocupaciones expresadas por Jara sobre los servicios, así como las preocupaciones del Grupo Africano acerca de la dimensión del desarrollo.

China manifestó asimismo la necesidad de una aproximación a las modalidades para fines de julio y mantener elevado el grado de ambición. Compartía las opiniones expresadas por India, Brasil y el Grupo Africano sobre la cuestión de la transparencia. Acerca del apoyo interno en agricultura, China quería que la prioridad se estableciera en reducciones reales y no en un cambio de compartimentos. Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, China manifestó que la fórmula para la reducción de aranceles debería ser prioritaria.

La Unión Europea expresó que después de la reunión ministerial de Davos llevada a cabo en enero, las reuniones informales de los jefes de delegación de principios de febrero y la reunión de altos funcionarios del 12 de febrero, parece haber un alto grado de convergencia que produzca un resultado ambicioso en Hong Kong, con miras a concluir la ronda a más tardar en 2006. La Unión Europea dijo que es de crucial importancia lograr un balance general en el programa que deberá ser negociado de ahora en más hasta la Conferencia Ministerial de Hong Kong. Sin embargo, la Unión Europea añadió que los avances han sido desparejos, ya que si bien ha habido progresos en agricultura, no pasa lo mismo en el acceso a los mercados para los productos no agrícolas y los servicios, o en la cuestión de las indicaciones geográficas.

En cuanto a la agricultura, la Unión Europea manifestó que los equivalentes ad valorem son una cuestión que los miembros deberían tratar de resolver en las semanas siguientes, antes de la reunión mini-ministerial de Mombasa. Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, la Unión Europea dijo que tenía la impresión de que las opiniones convergen en cuanto a resolver primero la fórmula para la reducción de aranceles y la no reciprocidad plena. La Unión Europea compartió la posición de Jara en materia de servicios.

Estados Unidos dijo que estaba comprometido a culminar la Ronda de Doha antes de fines de 2006. Con miras a la Conferencia Ministerial de Hong Kong, Estados Unidos dijo que el objetivo de los miembros debería ser asegurar que los ministros puedan afirmar directrices claras bajo la forma de un “documento de final de juego” que permita a los miembros finalizar las negociaciones en 2006, desde cuadros y cronogramas de negociación en el acceso a los mercados para los productos no agrícolas y en agricultura, hasta culminar las negociaciones sobre servicios y otros resultados que se traduzcan en textos acordados.

Con respecto al formato que debería tener un “documento de final de juego”, Estados Unidos señaló la necesidad de establecer modalidades en agricultura y acceso a los mercados para los productos no agrícolas, incluidas las diversas fórmulas y números necesarios. En otros sectores podrían ser proyectos de textos o textos entre corchetes, o podría ser un resumen anotado de los elementos a ser convertidos en texto en 2006, o una guía para negociar las aclaraciones y mejoras a los acuerdos existentes. Estados Unidos añadió que en cuanto a los avances para el periodo de receso de verano (austral), es necesario que para ese entonces se haya avanzado mucho en el “documento de final de juego” de Hong Kong.

Estados Unidos dijo que en agricultura es fundamental que los miembros se muevan inmediatamente para desarrollar y compartir datos sobre los aranceles equivalentes ad valorem, lo cual es necesario para continuar con las negociaciones sobre acceso a los mercados. Un programa ambicioso de acceso a los mercados en agricultura es un sine qua non de un resultado ambicioso apoyado en el pilar del apoyo interno.

Sobre el acceso a los mercados para los productos no agrícolas, Estados Unidos dijo que recientemente sugirió que los miembros exploraran la conveniencia de una fórmula suiza única de reducción de aranceles con un coeficiente dual, es decir, un coeficiente para países industrializados y otro para países en desarrollo. Esto se combinaría con el trato especial para los PMA y países con menos de 35 por ciento de consolidaciones arancelarias. Estados Unidos añadió que también es necesario abordar otros aspectos esenciales del programa del acceso a los mercados para los productos no agrícolas, es decir, iniciativas sectoriales y obstáculos no arancelarios. (SUNS)

----------- Kanaga Raja es investigador de la Red del Tercer Mundo.




 Temas
  Ambiente
  Finanzas Internacionales
  Género
  Instituciones Financieras Internacionales
  Derechos de Propiedad Intelectual
  Seguridad Mundial
  Estados Unidos
  Política
  Trabajo
  Cooperación
  Bioseguridad
  Africa
  Política Regional
  Energía Nuclear
  Inmigrantes
  Sociedad
  Ecología
  Naciones Unidas
  Comunicación
  Derechos Humanos
  Desarrollo Social
  Economía
  Globalización
  Comercio
  Salud
  Mundo
  Patentes
 
   Búsquedas
Choike NGO search