TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Comercio

Lunes 25 de Octubre de 2004

Caída del dólar golpearía a países del Sur .

por Chakravarthi Raghavan

En el próximo decenio, las potenciales pérdidas en el valor de las reservas de divisas de los países en desarrollo podrían superar los beneficios que éstos obtengan de la liberalización comercial, según un estudio del Centro de Investigaciones Económicas y Políticas (CEPR), con sede en Washington.

Los autores del estudio son Mark Weisbrot, David Rosnick y Dean Baker. Weisbrot y Baker son codirectores del CEPR, y David Rosnick es un investigador asociado.

En los últimos 10 años, las reservas de divisas de los bancos centrales de países del Sur crecieron notablemente, en gran parte como respuesta a la inestabilidad financiera causada por la crisis del sudeste asiático, observa el estudio.

Tras la crisis, que estalló en 1997, los países en desarrollo decidieron acumular reservas para tranquilizar a los mercados financieros sobre la estabilidad de su moneda y su economía. Ahora, la reserva de esos países equivale en promedio a más de 10 por ciento de su producto interno bruto (PIB), y en algunos casos supera el 20 por ciento.

Una segunda razón para acumular reservas es mantener la moneda nacional por debajo del dólar. China, por ejemplo, ha comprado dólares para mantener su valor monetario frente a la moneda estadounidense.

En general, los países esperan obtener un rendimiento mínimo de esas divisas en reserva, pero suponen que al menos mantendrán un valor razonable a través del tiempo. Sin embargo, es posible que esta expectativa no sea aplicable al dólar, advierte el estudio del CEPR.

Actualmente, el déficit de cuenta corriente de Estados Unidos asciende a más de 600.000 millones de dólares anuales, o 5,7 por ciento de su PIB. En el segundo trimestre de 2004, el déficit se estimó en 660.000 millones. Tal déficit en dólares es insostenible. Numerosos economistas y estudios de organizaciones internacionales coinciden en que el dólar, ya sobrevaluado, comenzará a caer.

El CEPR considera que la única forma de que Estados Unidos reduzca su déficit de cuenta corriente a un nivel manejable es a través de una devaluación de 25 a 30 por ciento en el valor del dólar frente a las otras divisas.

El momento exacto de esa caída es imposible de predecir, pero probablemente ocurra dentro de los próximos 10 años, prevé el CEPR. Cuanto más se demore, más grande deberá ser la devaluación.

Mientras, Estados Unidos continúa aumentando su deuda externa a pasos agigantados. Una deuda mayor implica mayores pagos de intereses en el futuro, por lo tanto Estados Unidos tendrá que realizar un mayor ajuste en su déficit comercial para poder abatir su déficit de cuenta corriente.

Sin embargo, advierte el CEPR, una devaluación abrupta del dólar sería un duro golpe para aquellos países en desarrollo que mantienen grandes reservas en esa divisa, porque éstas pasarían a valer mucho menos de lo que esos países pagaron por ellas.

Basado en el estudio de 16 economías del Sur en desarrollo y sus reservas en dólares, el CEPR estimó la reducción del valor de dichas reservas en tres situaciones hipotéticas, correspondientes a una devaluación débil, moderada o fuerte. En todos los casos, la pérdida sería sustancial, calculó.

Los países con las mayores reservas, como China y Malasia, perderían el equivalente a 10 por ciento de su PIB en caso de una devaluación fuerte, y al menos cinco por ciento si la devaluación es moderada.

Aun en caso de una devaluación débil, la pérdida sería sustancial. México sería el país que perdería menos: 0,9 por ciento de su PIB, o 5.800 millones de dólares.

El promedio no ponderado de pérdida de los países en desarrollo sería de 1,8 por ciento, 3,0 por ciento y 5,6 por ciento del PIB, en caso de devaluación débil, moderada y fuerte respectivamente, calculó el CEPR.

Para fines comparativos, las ganancias estáticas que el Sur en desarrollo obtendría de una liberalización total del comercio de bienes, tanto agrícolas como industriales, sería de 0,6 por ciento de su PIB, estimó el Banco Mundial. Este porcentaje sería anual, pero sólo se haría efectivo tras un largo período, señaló el CEPR.

Tales modelos comerciales típicamente asumen que llevaría de 10 a 15 años hacer efectivas todas las ganancias, a medida que las cuotas arancelarias y no arancelarias se eliminaran y las industrias respondieran a las nuevas oportunidades presentadas por la liberalización.

En suma, aun en el mejor de los casos, los países en desarrollo perderían de sus reservas en dólares más de la mitad del dinero que podrían ganar en la próxima década si los países ricos eliminaran sus subsidios y barreras a las exportaciones del Sur.

Y en el peor de los casos, los países en desarrollo perderían cerca de 70 por ciento más de sus reservas en dólares de lo que ganarían de la liberalización comercial.

Según el CEPR, los países en desarrollo podrían evitar esa pérdida si cambiaran sus reservas en dólares por otras monedas como el euro o el yen japonés, protegiéndose así de los efectos de una caída del dólar.

A diferencia de los beneficios comerciales, las reservas en dólares pueden venderse en cuestión de horas, sugirió el CEPR. (FIN) SUNS www.sunsonline.org




 Temas
  Ambiente
  Finanzas Internacionales
  Género
  Instituciones Financieras Internacionales
  Derechos de Propiedad Intelectual
  Seguridad Mundial
  Estados Unidos
  Política
  Trabajo
  Cooperación
  Bioseguridad
  Africa
  Política Regional
  Energía Nuclear
  Inmigrantes
  Sociedad
  Ecología
  Naciones Unidas
  Comunicación
  Derechos Humanos
  Desarrollo Social
  Economía
  Globalización
  Comercio
  Salud
  Mundo
  Patentes
 
   Búsquedas
Choike NGO search