TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Comercio

Lunes 20 de Octubre de 2003

OMC retoma delibelariones post Cancún en breve reunión a puertas cerradas.

por Martin Khor

El 14 de octubre, a exactamente un mes de que la Conferencia Ministerial de Cancún concluyera sin acuerdo, la OMC convocó a los jefes de delegación a Ginebra para su primera sesión post Cancún.

El presidente del Consejo General y el Director General presentaron propuestas sobre como han de desarrollarse las discusiones y reavivarse las negociaciones, con vistas a cumplir el plazo del 15 de diciembre fijado por los Ministros en Cancún para una sesión de altos funcionarios del Consejo General, instancia en la que se adoptarán decisiones.

Propusieron concentrarse primero en la agricultura, y luego tratar también la cuestión algodonera, el acceso a mercados no agrícolas, y los Temas de Singapur.

Sólo hubo cinco intervenciones por parte de los demás miembros. Los países desarrollados mantuvieron un silencio elocuente.

Lo que sigue es un informe de RTM sobre la reunión del 14 de octubre.

A exactamente un mes del fracaso de la Conferencia Ministerial de la OMC en Cancún ante la falta de acuerdo, los miembros de la organización volvieron a encontrarse en Ginebra el martes por la tarde para la primera reunión de Jefes-de-Delegación (JD) después de Cancún.

La reunión fue casi intrascendente. Sólo cinco delegaciones intervinieron, luego de que el presidente del Consejo General, Embajador uruguayo Carlos Pérez del Castillo, y el Director General de la OMC, Supachai Panitchpakdi, pronunciaran breves discursos sobre como tienen previsto retomar las deliberaciones, después de la conmoción y confusión que envolvió al cierre de la conferencia de Cancún.

Las cinco delegaciones que intervinieron fueron Mauricio (en nombre del Grupo de África), Botswana (en nombre del grupo de países ACP), Benin, Marruecos y Bolivia. Todas coincidieron en reafirmar la importancia del sistema multilateral de comercio y la necesidad imperiosa de reiniciar las negociaciones.

Pero el silencio de los países desarrollados fue ensordecedor. El Embajador de la CE ante la OMC, Carlo Trojan, explicó a los periodistas que la UE todavía estaba en un período de reflexión y por lo tanto no estaba dispuesta a anunciar sus intenciones. Tampoco intervinieron importantes países en desarrollo, como la India, Brasil y China. La reunión duró sólo una hora.

A un mes del cierre de la Ministerial de Cancún, el ambiente en la sede de la OMC sigue tenso, con las delegaciones intentando adivinar qué actitudes y estrategias van a adoptar las otras, mientras que ellas mismas aún no terminan de consolidar sus propias posiciones.

Esta podría ser la razón por la cual la mayoría de las delegaciones no estaban dispuestas a pronunciarse en una reunión plenaria, aunque sólo fuera una reunión informal a nivel de jefes de delegación, de la cual no se circulan actas de lo ocurrido en las misma.

Más significativamente, en la reunión de JDs se señaló claramente que si la situación se torna delicada o surgen posiciones divergentes en las discusiones y negociaciones en sí, se seguirá el viejo patrón ya conocido. Las deliberaciones pasarían entonces a ser "a puerta cerrada" en una serie de "consultas" dirigidas por Pérez del Castillo y Supachai.

Las consultas serían una combinación de reuniones entre uno o ambos funcionarios y delegaciones individuales (los denominados "confesionales", que consisten, entre otras cosas, en persuadir a las delegaciones a que revelen sus verdaderas intenciones y posiciones finales) y con grupos reducidos de países. Ocasionalmente, se convocarían reuniones de JDs 'a puertas abiertas' (aunque también serían reuniones “informales" en las que no se llevan ni circulan actas) para mantener a todos informados de lo que sucede a puertas cerradas.

Este fue básicamente el mismo procedimiento que se aplicó en Ginebra para la fase preparatoria previa a Cancún. La mayor parte del tiempo, las delegaciones no se encontraban cara a cara para debatir abiertamente sus posiciones respecto a los distintos temas, y así se lograban minimizar y disimular las diferencias, ya que gran parte de las negociaciones se realizaban entre las delegaciones y los Presidentes a cargo de las consultas.

Pero cuando sí se congregaban las delegaciones, en reuniones de JDs dedicadas a temas específicos, las divergencias salían a la superficie. Los intentos por acortar las diferencias con un texto limpio sobre cada tema, emitido "a título personal" por el Presidente de las consultas, no logró en definitiva un consenso siquiera parcial sobre muchos de los temas claves.

Así, las diferencias siguieron fermentando en Cancún. Y cuando el mismo procedimiento de deliberaciones bilaterales, confesionales y reuniones de grupos reducidos se reprodujo con los "Facilitadores" de temas claves en Cancún, las divergencias resurgieron con tanta o más fuerza que antes; esto a pesar de (o más precisamente a causa de) la nueva versión limpia (sin corchetes) del texto Ministerial modificado emitida el 13 de setiembre, la noche antes del cierre de la Conferencia.

En la reunión de JDs de este martes, Pérez del Castillo les recomendó a los miembros de la OMC que no se “empantanaran” con temas de procedimiento y se concentraran en cambio en los aspectos sustanciales, entrando a lo que son las "negociaciones en sí", ya que los reclamos en materia de procedimiento perjudicarían la obtención de resultados positivos.

En las cuestiones de procedimiento entrarían presumiblemente la forma en que se desarrollan las discusiones en la OMC. Al plantear la forma en que él y Supachai planean realizar las consultas, casi exclusivamente en modalidad informal, y al recibir el apoyo tácito de los miembros para ello (principalmente a través de su silencio, dando así su consentimiento), se prepara el terreno para continuar o intensificar los procedimientos carentes de transparencia que tanto caracterizaron la fase previa a Cancún.

Está por verse si esta forma de proceder tendrá éxito esta vez, considerando sus recientes fracasos.

En su locución de apertura de la reunión de JDs, al darles la bienvenida a los delegados que retornaban a Ginebra, Pérez del Castillo dijo que esperaba que hubieran tenido "un muy merecido descanso y se hubieran recuperado del estrés y la conmoción de Cancún." Anunció que en la reunión se informaría a los miembros de las medidas que él y Supachai estaban adoptando para poder reiniciar el trabajo. No se planteaba como una instancia de retrospección, ni una suerte de post mortem de Cancún ni una búsqueda culpables de este revés. La tarea ahora consiste en recomponer la confianza entre los Miembros para seguir avanzando.

Les recordó a los delegados que en Cancún los Ministros le pidieron que en su calidad de presidente del Consejo General trabajara con el Director General para coordinar la reanudación del trabajo en los temas pendientes, y convocara a una sesión del Consejo General a nivel de altas autoridades a realizarse no más allá del 15 diciembre.

Desde su regreso a Ginebra, viene desarrollando junto al Director General una ronda muy intensa de consultas en Ginebra y ciertas capitales. Las consultas han adoptado distintas modalidades, incluido reuniones con distintos grupos regionales y Miembros individuales. Califica a las consultas de "alentadoras", ya que encontró a todas las partes dispuestas a retomar el trabajo.

Aunque algunos Miembros pueden estar más dispuestos que otros, todos siguen apoyando un sistema multilateral de comercio fuerte y reforzado, y están dispuestos a participar y a flexibilizar sus posiciones en aras de reencauzar el proceso que fue desviado en Cancún, afirmó.

Su intención es realizar diversas modalidades de consultas con los Miembros, centrándose en áreas claves. Se respetarán los principios de transparencia e inclusión, como se hizo en la fase preparatoria de Cancún. Se reuniría regularmente con agrupaciones regionales y otros grupos. Señaló que todos los Miembros apoyaron la necesidad de que él y el Director General mantengan confesionales y reuniones más pequeñas en torno a temas medulares, y que él era consciente de que las decisiones sólo pueden ser adoptadas por la totalidad de los miembros y por lo tanto es esencial realizar consultas adecuadas.

El objetivo de las consultas, agregó, es llegar a la situación "en la que tendríamos que haber estado al dejar Cancún." Es una tarea muy ardua, pero es tanto lo que hay en juego que vale la pena intentarlo. Si llegado diciembre no logramos revitalizar el proceso, las posibilidades de finalizar la Ronda a tiempo -algo que ya hoy se cuestiona seriamente- serán aun más remotas, dijo.

Afirmó que siguiendo el mandato de Cancún, su trabajo se centraría principalmente en los temas claves pendientes. Agregó que en la opinión de ellos los temas más prioritarios son agricultura, algodón, acceso a mercados no agrícolas y temas de Singapur. Reconoció que el resto del borrador del texto Ministerial no fue aprobado en Cancún, y que existen otros temas (como los que tienen particular relevancia para el desarrollo) que deben ser abordados; pero que en estos "estábamos más cerca de alcanzar un acuerdo y no tendría sentido abordar ajustes en el texto sin antes sortear dificultades mayores en las áreas claves y desbloquear el proceso en su conjunto."

En la nueva fase de negociaciones iniciada hoy, comenzaremos con agricultura, dijo Pérez del Castillo. "Tendremos una ronda de consultas que nos permitirá evaluar las posibilidades de alcanzar una base de entendimiento sobre un marco de modalidades para este sector. Luego seguiremos un procedimiento similar para los demás temas claves. En una segunda ronda de consultas sobre estos temas se buscará profundizar las negociaciones."

Continuó diciendo que los Ministros le encomendaron que se trabajara sobre la base de los valiosos avances logrados durante la Conferencia. Cree que la mejor opción es no adoptar un enfoque preceptivo para la base del trabajo futuro en una u otra área. Es claro que las evaluaciones individuales difieren según el tema y que será difícil alcanzar un consenso sobre una única base para el futuro trabajo conjunto. Lo importante es identificar y desarrollar áreas de coincidencia, trabajando en forma pragmática para tantear posibilidades de movimiento.

Confirmó que él y Supachai se encargarían de que en esta nueva fase de consultas se tomen en cuenta todos los aspectos (los elementos positivos y negativos que surgieron en torno a las distintas áreas durante el proceso de Cancún). Manifestó que esperaba que los miembros depositaran su confianza en él y el Director General y les dieran la flexibilidad necesaria para poder llevar adelante este proceso sin empantanarse en cuestiones de procedimiento "en las que no podemos darnos el lujo de detenernos y aun menos resolver en esta etapa". Su objetivo es centrarse en los temas de fondo y entrar efectivamente en las negociaciones, y atender reclamos en materia de procedimiento perjudicaría la obtención de resultados positivos.

Reiteró la decisión de suspender por el momento el trabajo de los órganos de negociación (con excepción de las negociaciones sobre el ESD que corren por otro carril), mientras que todos los demás asuntos continúan de acuerdo con los mandatos existentes.

El proceso de Ginebra, agregó, será complementado con contactos directos con Ministros y altos funcionarios en las capitales. Declaró que ahora depende de él y de los Embajadores de Ginebra revertir la situación y volver a poner en marcha el programa de Doha. Las capitales no reaccionarán hasta que no vean señales firmes de que nos estamos movilizando y de que estamos comprometidos con el trabajo. El fracaso de Cancún tuvo costos muy altos que no deben ser subestimados. Cancún, dijo, fue una oportunidad perdida, de la cual podemos extraer lecciones.

En su declaración, Supachai señaló la complejidad tanto del programa de trabajo como de la OMC, y que visto desde esa perspectiva, a pesar de que los resultados fueron decepcionantes, se puede afirmar que se lograron importantes avances en Cancún. De sus tratativas con las delegaciones y capitales concluyó que una abrumadora mayoría no desea que se deje de lado o se descuide el Programa de Desarrollo de Doha. Todos siguen firmemente comprometidos con el sistema multilateral de comercio. "Incluso algunos de sus detractores de la sociedad civil nos están pidiendo que volvamos a la mesa de negociaciones."

Supachai dijo que "todos tenemos fuerte interés en retomar el trabajo, tomando en cuenta todas los puntos de vista expresados en la Ministerial", y reiterando que la declaración de la Conferencia Ministerial de Cancún significa para nosotros un mandato y un conjunto de instrucciones. El objetivo es lograr un grado adecuado de consenso en todas las áreas para diciembre, que permita que las negociaciones retomen plenamente su ímpetu.

El tiempo no juega a favor nuestro, dijo, apelando a todos a que colaboren, y en particular a que se concentren en lo sustancial. Hay sin duda cuestiones de procedimiento e institucionales que requieren atención, pero debemos volver a priorizar los temas de fondo.

Informó que había retomado e intensificaría sus contactos con los Ministros, y que los contactos mantenidos hasta el momento revelan la voluntad de seguir adelante, y que todos los que han hablado con él manifestaron que quieren ver avances.

Sólo cinco delegaciones - Mauricio, Botswana, Benin, Marruecos y Bolivia – hablaron en respuesta a las declaraciones de Pérez del Castillo y Supachai.

El Embajador de Mauricio, Jaynarain Meetoo, hablando en nombre del Grupo de África, dijo que su grupo sigue tan comprometido como antes con el programa de Doha y considera importante reanudar las negociaciones. Alentado por la conclusión de las negociaciones sobre TRIPS y salud, los miembros africanos fueron a Cancún con la sincera intención de negociar y plenamente preparados, tanto en lo sustantivo como en el proceso, para obtener resultados positivos.

Agregó que los países africanos actuaron en forma responsable en Ginebra y en Cancún. Habían regresado de Cancún con actitud positiva, a pesar de los resultados decepcionantes. Estamos, dijo, ansiosos por avanzar en todo los temas comprendidos en el programa de Doha.

El Embajador Meetoo declaró que los países africanos reconocen que las consultas mantenidas con el Consejo General han sido fructíferas y que están dispuestos a trabajar con otros para destrabar las negociaciones. En este entendido, acordaron proceder con los cuatro temas propuestos por el Presidente. No obstante, señalaron que sólo pueden hacerlo a condición de que se aborden cabalmente los otros puntos en el programa de Doha.

Al comprometerse con las negociaciones, los países africanos participan del proceso para asegurarse de que el programa de Doha siga su curso, pero en este período es esencial enfocar el trabajo hacia la obtención del mayor beneficio para todos los miembros de la OMC. Cualquier intento por desviar el trabajo de este cauce sería inoportuno e inapropiado.

Terminó diciendo que los países africanos habían demostrado un grado de flexibilidad considerable y esperaban poder partir de los elementos positivos obtenidos en Cancún y centrarse en los temas que resultan clave para destrabar las negociaciones.

El Embajador de Botswana, Charles Ntwaagae, en representación del Grupo de Países ACP, agradeció al presidente del Consejo General y al Director General por sus consultas antes de la reunión. Recordó que uno de los resultados más destacados de Cancún fue la gran alianza del Grupo de África, el Grupo ACP y los Países Menos Desarrollados , y afirmó que la intención de estos países es que esta alianza estratégica continúe creciendo en base a triunfos, para aumentar el poder de negociación de estos países.

Dijo que esta reunión constituye el primer intento organizado de sanar las heridas de Cancún, y apoyó el llamado a adoptar una actitud constructiva y a la flexibilidad con el fin de volver a encauzar las negociaciones. "Cancún significó un revés y una decepción para todos nosotros. También fue un llamado de alerta para que volviéramos a la mesa de negociaciones." Cancún representó un fracaso tanto para los países desarrollados como para los países en desarrollo. Por lo tanto, la culpa del fracaso debe repartirse entre unos y otros en partes iguales.

Agregó que el Grupo de Países ACP reafirma su fe y compromiso con el sistema multilateral de comercio. Sin ese sistema, los países en desarrollo estarían a merced de los caprichos del bilateralismo, el regionalismo y el proteccionismo. El Grupo sigue comprometido con el objetivo de concluir en tiempo y forma las negociaciones del programa de trabajo de Doha.

Afirmó que el mandato de Doha identifica al "desarrollo" como el principio rector de la evolución futura del sistema multilateral de comercio. Las delegaciones de los Países ACP veían con buenos ojos que los miembros de la OMC hubieran alcanzado un acuerdo en torno a un objetivo tan importante y "confiábamos en que con voluntad política, se lograría implementar plenamente el programa."

Ntwaagae agregó que el Grupo de Países ACP había participado activamente en las negociaciones posteriores a Doha e incluso había redoblado sus esfuerzos en el período inmediatamente anterior a Cancún, y que en agosto los Ministros de los Países ACP habían adoptado una posición respecto a los intereses del grupo en la negociación.

Los Países ACP participaron activamente en la conferencia de Cancún pero se sintieron decepcionados por la falta de equilibrio en las deliberaciones. No obstante, consideran que no todo es pérdida y que se han extraído importantes lecciones, en particular en materia de equilibrio y prioridades. Un debate amplio y participativo sigue siendo un aspecto necesario del sistema multilateral de comercio, particularmente porque le da credibilidad al proceso.

Calificó de negativo el hecho de que las negociaciones de Cancún no hubieran podido avanzar más allá de los temas de Singapur. La Conferencia en realidad fracasó antes de que pudiéramos probar hasta dónde podían llevarse las negociaciones sobre los diversos temas que son prioritarios para los países en desarrollo, incluido las dimensiones de desarrollo del programa de Doha, en particular en materia de agricultura, acceso a mercados no agrícolas, trato especial y diferenciado y cuestiones de implementación, agregó.

El Grupo de Países ACP apoyó, por lo tanto, la propuesta de concentrar el proceso post Cancún en agricultura, acceso a mercados no agrícolas, la iniciativa algodonera y los temas de Singapur.

Asimismo, el Grupo de Países ACP reiteró la necesidad crucial de garantizar la transparencia en las consultas y en el proceso de toma de decisiones. "Esperamos que se siga teniendo en cuenta este tema en todas las consultas y reuniones post Cancún. El Grupo de Países ACP está dispuesto a participar en forma constructiva en las tareas que nos aguardan con el fin de garantizar que la reunión de diciembre del Consejo General llegue a buen término."

El Grupo también destacó la importancia de fijar claramente un calendario de trabajo para la etapa post Cancún. En opinión de los países ACP, esto permitirá realizar una planificación necesaria y distribuir adecuadamente los escasos recursos.

En su intervención, el Embajador de Benin resaltó la importancia de priorizar la iniciativa algodonera, ya que urge encontrar una solución para ese problema. Para Marruecos, Cancún representa un fracaso colectivo pero no se trata de señalar culpables. El representante de Bolivia manifestó que "no podemos darnos el lujo de seguir actuando en un vacío como hasta ahora," y que es necesario reanudar las conversaciones.

El Embajador de la CE, Carlo Trojan, manifestó a los periodistas al salir de la reunión que la UE tenía su propio mecanismo interno de reflexión, que incluye una reevaluación de su posición sobre los temas de Singapur y la forma en que esto afecta su posición estratégica sobre el equilibrio entre liberalización y nuevas reglas, y sobre el balance en el acuerdo único, etc.

La UE necesita algunas semanas más para reflexionar sobre estos temas, dijo en respuesta a por qué la CE no había hecho ninguna declaración en la reunión de JDs.

Puede ser reproducido citando al autor, la fuente original y Third World Network. Por favor envíenos copia de la publicación.




 Temas
  Ambiente
  Finanzas Internacionales
  Género
  Instituciones Financieras Internacionales
  Derechos de Propiedad Intelectual
  Seguridad Mundial
  Estados Unidos
  Política
  Trabajo
  Cooperación
  Bioseguridad
  Africa
  Política Regional
  Energía Nuclear
  Inmigrantes
  Sociedad
  Ecología
  Naciones Unidas
  Comunicación
  Derechos Humanos
  Desarrollo Social
  Economía
  Globalización
  Comercio
  Salud
  Mundo
  Patentes
 
   Búsquedas
Choike NGO search